Inicio Multiverso Juego de Tronos Vida y muerte de Rhaenyra Targaryen en la Danza de Dragones

Vida y muerte de Rhaenyra Targaryen en la Danza de Dragones

33 minuto leer
3
1,754

Nacida en 97 d.C., la princesa Rhaenyra fue la única hija superviviente del entonces príncipe Viserys Targaryen y su prima, Lady Aemma Arryn. Tuvo un hermano mayor que murió durante la infancia.

Rhaenyra se convirtió en jinete de dragón a la edad de siete años, ligada al dragón Syrax. Un año después, a los ocho años, Rhaenyra se convirtió en copera de su padre, sirviéndo en su mesa, en los torneos y en la corte. Desde ese momento en adelante, al rey Viserys I rara vez se le veía sin Rhaenyra.

A edad temprana, Rhaenyra se encaprichó de su tío, el príncipe Daemon Targaryen, quien a menudo iba de viaje al otro lado del Mar Angosto y le traía regalos exóticos. Durante el torneo de Poza de la Doncella celebrado por la coronación del rey Viserys I, Ser Criston Cole ganó el combate cuerpo a cuerpo, derrotando al príncipe Daemon. Ser Criston coronó a Rhaenyra como Reina del Amor y la Belleza, después de lo cual pidió su favor para lucir en la justa. En 105 d.C., Ser Criston Cole fue nombrado hermano juramentado de la Guardia Real y Rhaenyra quedó prendada de él, llamandolo «mi caballero blanco». Cuando Rhaenyra suplicó a su padre que nombrara a Cole su escudo y protector personal, Viserys estuvo de acuerdo. A partir de ese momento, Cole siempre llevaría el favor de Rhaenyra en las lizas, y sería su protector durante los eventos públicos.

A finales de 105 d.C. su madre, la reina Aemma, murió dando a luz al príncipe Baelon, quien murió al día siguiente; el rey Viserys I y la corte se sumergieron en profundo luto. Para zanjar el asunto de la sucesión y pasando por alto los antecedentes dejados por la decisión del rey Jaehaerys I en 92 d.C. y el Gran Consejo de 101 d.C., el rey Viserys I declaró a Rhaenyra como su legítima heredera, proclamándola Princesa de Rocadragón. En una fastuosa ceremonia en Desembarco del Rey, cientos de señores juraron lealtad a Rhaenyra, prometiendo honrar y defender su derecho de sucesión.

En 106 d.C., su padre se casó de nuevo, esta vez con Lady Alicent Hightower, hija de la Mano del Rey Otto Hightower. Madrastra e hijastra se llevaron bien al inicio, pero la situación fue cambiando a mal cuando Alicent dio a luz a sus hijos varones, Aegon en 107 d.C. y Aemond en 110 d.C.. El tema de la sucesión se volvió recurrente en la corte, pero el rey no estaba dispuesto a hablar de ello. Rhaenyra permaneció como su heredera, decisión que Viserys I dejó por escrito en su testamento. Ser Otto Hightower, el padre de la nueva reina y Mano del Rey, fue expulsado de la corte por su insistencia sobre el tema. Aun tras su expulsión, los nobles siguieron mostrando su apoyo a la reina o a la princesa, en dos bandos diferenciados.

En 111 d.C. un gran torneo fue celebrado en Desembarco del Rey en honor al quinto aniversario del matrimonio del rey Viserys y la reina Alicent. En el banquete de bienvenida, la reina vistió un atuendo verde, mientras que la princesa Rhaenyra se visitó con los colores heráldicos de los Targaryen, rojo y negro. Luego de esto se volvió costumbre referirse como «los Verdes» y «los Negros» a los partidarios de la reina y de la princesa, respectivamente. Durante el torneo, los Negros impresionaron cuando Ser Criston Cole, quien llevaba la prenda de Rhaenyra, desmontó a todos los campeones de la reina, incluyendo a dos de sus primos y a su hermano menor, Ser Gwayne Hightower.

Según lo relatado por el septón Eustace, antes de cumplir dieciséis años, Rhaenyra perdió la virginidad con su tío, el príncipe Daemon, después de que él la sedujera. El relato del bufón Hongo es más escandaloso, afirmando que Daemon le dio a Rhaenyra lecciones sobre cómo seducir y complacer a un hombre, lecciones en las que Hongo insiste en haber participado. El relato de Hongo difiere del relato de Eustace, en que Hongo afirma que Rhaenyra permaneció virgen durante estas lecciones. Según el bufón, Rhaenyra recibió esas lecciones de Daemon porque estaba enamorada de Criston Cole y quería que él la viera como una mujer. Cualquiera que sea la versión cierta (el Gran Maestre Runciter simplemente afirma que los dos hermanos se pelearon), el rey Viserys envió a su hermano al exilio.

La Princesa de Rocadragón

En 113 d.C., a los dieciséis años, Rhaenyra tomó posesión de Rocadragón tras ser nombrada oficialmente Princesa de Rocadragón. A pesar de su juventud, muchos pretendientes surgieron a la princesa heredera. Cuando Rhaenyra visitó el Tridente en 112 d.C., los hijos de Lord Bracken y Lord Blackwood lucharon en duelo por ella. El hijo menor de Lord Frey tuvo incluso el atrevimiento de pedir abiertamente su mano; a partir de entonces, el joven fue llamado Tonto Frey. En las Tierras del Oeste, Ser Jason Lannister y su gemelo Ser Tyland compitieron por ella durante una fiesta en Roca Casterly. Los hijos de Lord Tully de Aguasdulces, Lord Tyrell de Altojardín, Lord Oakheart de Roble Viejo y Lord Tarly de Colina Cuerno le juraron lealtad a la princesa, al igual que el hijo mayor de la Mano del Rey, Ser Harwin Strong. Machacahuesos, como le llamaban, era heredero de Harrenhal y, según se decía, el hombre más fuerte de los Siete Reinos. Su padre, el rey Viserys I, incluso pensó en casarla con el Príncipe de Dorne, como una manera de acercar a Dorne al reino.

Al año siguiente se casó con Ser Laenor Velaryon, aunque fue necesario que el rey Viserys le recordara la amenaza que Laenor significaba para ella como heredera del Trono de Hierro para convencerla de aceptar el matrimonio. Rhaenyra no quería casarse con un hombre con intereses como los de Laenor; supuestamente, la princesa le dijo a su padre que sus «medios hermanos serían más de su gusto». Durante el torneo celebrado por las nupcias, el amigo más cercano de Laenor, Ser Joffrey Lonmouth, fue herido de muerte por Ser Criston Cole. Laenor eligió pasar la mayor parte de su tiempo en Marea Alta, mientras que su esposa prefirió permanecer en la corte. Rhaenyra se hizo cercana a la hermana de Laenor, Lady Laena Velaryon, quien se había casado con el príncipe Daemon Targaryen después de la muerte de la primera esposa de éste.

Laenor y Rhaenyra tuvieron tres hijos juntos, los príncipes Jacaerys, Lucerys y Joffrey Velaryon; los tres ya eran casi adultos y tenían dragones propios cuando el padre de Rhaenyra murió. Se rumoreaba que los tres príncipes Velaryon eran en verdad hijos del supuesto amante de Rhaenyra, Ser Harwin Strong, en gran medida porque los tres niños tenían cabello castaño mientras Rhaenyra y Laenor poseían el cabello típico valyrio; el parentesco real de los tres hijos mayores de Rhaenyra sigue siendo siendo controversial. El rey Viserys I castigaba a todo aquel que se atreviera a dudar de la paternidad de sus nietos.

En 120 d.C., Ser Laenor y Lady Laena Velaryon murieron, así como tambien el supuesto amante de Rhaenyra, Ser Harwin Strong. Ese mismo año y en secreto, Rhaenyra desposó a su tío el príncipe Daemon Targaryen. El septón Eustace afirmó que los dos se habían casado en secreto para evitar que Viserys I prohibiera el matrimonio, mientras que Hongo sugirió que Daemon, de treinta y nueve años, ya había embarazado a la princesa, que entonces tenía veintitrés. La noticia de su boda provocó un gran escándalo en la corte de Desembarco del Rey y puso furioso al padre de Rhaenyra. Pasó algún tiempo antes de que Viserys I y Daemon se reconciliaran. Daemon y Rhaenyra tuvieron dos hijos, Aegon a finales de 120 d.C. y Viserys en 122 d.C.

El primer día del año 127 d.C. el rey Viserys organizó un banquete y obligó a su hija Rhaenyra y a la reina Alicent a asistir con sus respectivos hijos. En un esfuerzo por aplacar al monarca, ambas mujeres obedecieron, luciendo cada una los colores asociados a la otra en señal de amistad. Durante el banquete los príncipes intercambiaron gestos cordiales y compartieron el pan, y el hermano del rey, Daemon, elogió la labor de la Mano del Rey (el padre de Alicent), a lo que este respondió alabando el valor del príncipe. Todos esos gestos sirvieron para alegrar a Viserys, quien, complacido, dio la enemistad entre Negros y Verdes por zanjada.

En la Danza de los Dragones

A pesar del nacimiento de hijos varones, Rhaenyra siguió siendo la heredera designada de su padre, el rey Viserys I Targaryen, quien deseaba que ella lo sucediera. La intención de Viserys había sido confirmada por una proclamación de su testamento. Sin embargo, cuando Viserys murió en 129 d.C., Ser Otto Hightower, la Mano del Rey, y Ser Criston Cole, Lord Comandante de la Guardia Real, desafiaron la voluntad del rey y en su lugar coronaron al medio hermano de Rhaenyra como Aegon II Targaryen. El nombramiento desencadenó una guerra civil dentro de la Casa Targaryen por el Trono de Hierro, conocida como la Danza de los Dragones, en la que los jinetes de dragones lucharon entre sí.

En el momento de la muerte de su padre, Rhaenyra se encontraba en Rocadragón esperando el nacimiento de su sexto hijo, acompañada por dos hermanos de la Guardia Real, Ser Erryk Cargyll y Ser Lorent Marbrand. Los Verdes de Desembarco del Rey se aseguraron de que la noticia de la muerte de Viserys no llegara a Rocadragón hasta que los partidarios de los Negros en la Fortaleza Roja estuvieran muertos o encarcelados, y la coronación de Aegon II ya se hubiera producido. Cuando la noticia llegó a la isla, una enfurecida Rhaenyra se puso de parto temprano, dando a luz a una hija deforme y muerta; Rhaenyra culpó de la tragedia a los enemigos que le habían robado la corona. Poco despues, Rhaenyra tuvo su propia coronación organizada apresuradamente. Ser Steffon Darklyn de la Guardia Real llegó a Rocadragón, acompañado de otros seguidores, trayendo consigo la corona que llevaran Jaehaerys I y Viserys. Rhaenyra fue coronada con la corona de su padre por su esposo y tío, el príncipe Daemon Targaryen. Cuando la noticia de su coronación llegó a Desembarco del Rey, se le ofrecieron términos que permitirían que Rhaenyra y sus descendientes siguieran siendo gobernantes de Rocadragón si renunciaba a sus derechos, pero ella se negó, sabiendo que la guerra era inevitable.

Para ganar más apoyo contra su hermano, Rhaenyra envió a su hijo Jacaerys en su dragón para tratar con los Arryn, Manderly y Stark, y a su hijo Lucerys para tratar con Lord Borros Baratheon en Bastión de Tormentas. Se pensaba que la misión de Luke era el viaje más seguro, pero llegó a Bastión de Tormentas encontrando al hijo menor de la reina Alicent, Aemond, que ya estaba allí. Sin poder obtener la lealtad de Lord Borros, Lucerys montó en su dragón Arrax pero fue alcanzado en la bahía de los Naufragios y asesinado por Aemond, quien montaba a Vhagar. La noticia de la muerte de Luke devastó a su madre.

Poco despues, Rhaenyra tomó la capital y ocupó el trono durante aproximadamente medio año. Al tomar la ciudad, Rhaenyra insistió en reclamar el asiento de su padre, por lo que subió al Trono de Hierro y aceptó las súplicas de perdón y lealtad de aquellos en la Fortaleza Roja durante toda la noche. Aunque Rhaenyra vestía una armadura, el septón Eustace afirmó que los presentes presenciaron el trono dejándole varios cortes en las piernas y la mano izquierda. El goteo de sangre se tomó como señal de que el trono la había rechazado; sus días como gobernante serían pocos. Eustace afirmó además que Rhaenyra se cortaba continuamente cuando se sentaba en el Trono de Hierro y se dio a la glotonería durante su estancia en Desembarco del Rey, aumentando de peso.

Los habitantes de Desembarco del Rey inicialmente dieron la bienvenida al regreso de Rhaenyra como gobernante, ya que siempre habían tenido poco amor por Aegon II Targaryen y su hermano Aemond. Una vez en el trono, Rhaenyra envió caballeros inquisidores para perseguir a aquellos que habían ayudado a Aegon a escapar de la capital; las murallas de la ciudad comenzaron a llenarse con más y más cabezas cada día, y aunque el difunto rey Viserys I Targaryen había dejado las bóvedas del tesoro llenas de oro tras su muerte, las arcas estaban completamente vacías cuando Rhaenyra tomó la ciudad, ya que los Verdes habían enviado tres cuartas partes del oro para su custodia y gastaron el resto antes de la caída de la capital. Rhaenyra necesitaba dinero desesperadamente y Lord Bartimos Celtigar, su nuevo Consejero de la Moneda, impuso nuevos impuestos a la población que aumentaba día a día. El pueblo llano comenzó lentamente a volverse contra ella y finalmente la apodaron «Rey Maegor con tetas».

Después de enterarse de lo sucedido con los Dos Traidores, Rhaenyra se volvió paranoica y declaró traidores a las dos semillas de dragón restantes, Ser Addam Velaryon y Ortigas, una decisión con consecuencias desastrosas. La Mano de Rhaenyra, Lord Corlys Velaryon, que había nombrado a Addam su heredero, lo alertó a tiempo para que el caballero huyera a lomos del dragón Bruma. Esto condujo al arresto de Corlys, lo que provocó que la flota de la Casa Velaryon abandonara la causa de Rhaenyra.

Planeando la muerte de Ortigas, la reina Rhaenyra había enviado una carta a Lord Manfryd Mooton, ordenándole que matara a la joven. Lord Mooton se negó, ya que Ortigas estaba bajo la protección de las leyes de hospitalidad. Lord Manfryd temía que el príncipe Daemon lo mataría si seguía las órdenes de Rhaenyra, pero vio que no había opción ganadora, ya que negarse a obedecer las órdenes de Rhaenyra lo convertiría en un traidor a la corona. Insistiendo en que los reyes Viserys I y Jaehaerys I nunca habrían pedido tal cosa, Manfryd decidió cambiar su lealtad a Aegon II, después de que Ortigas y Daemon abandonaran su techo.

Pronto estalló un motín masivo en Desembarco del Rey, después del suicidio de Helaena Targaryen, la hermana esposa de Aegon II, quien era amada por la gente común. Muchos dijeron que había sido asesinada por orden de Rhaenyra. El hecho de que esta historia fuera tan fácil de creer mostraba cuánto se había vuelto la ciudad contra Rhaenyra. Los disturbios pronto se intensificaron hasta el asalto a Pozo Dragón y la muerte de su hijo Joffrey Velaryon.

Después de esto, Rhaenyra huyó de Desembarco del Rey; con la muerte de todos sus otros hijos, se negó a perder de vista a Aegon. Aterrorizada y desesperada, se puso canosa y demacrada mientras escapaba por Rosby, Stokeworth y Valle Oscuro. Rhaenyra se vio obligada a vender su corona para recaudar dinero suficiente para comprar pasaje en un barco mercante braavosi, el Violande. Una vez que llegó a Rocadragón, Rhaenyra fue traicionada por Ser Alfred Broome, cuyos hombres mataron al resto de su Guardia de la Reina. Tras ser hecha prisionera, Aegon II decidió hacer que su dragón Fuegosol engullera a Rhaenyra; se dice que Fuegosol, que estaba malherido tras la guerra, solo reaccionó después de notar el olor a sangre que emanaba de Rhaenyra, tras ser apuñalada en el pecho por Alfred Broome. Fuegosol la bañó en una ráfaga de llamas antes de cerrar sus fauces alrededor de su brazo y hombro; el dragón devoró a Rhaenyra en seis bocados, dejando solo su pierna izquierda debajo de la espinilla. El príncipe Aegon el Joven fue obligado a ver morir a su madre, el vigésimo segundo día de la décima luna del año 130 d.C.

El rey Aegon II decretó que Rhaenyra nunca fue reina, por lo que todas las crónicas y documentos de la corte se refieren a ella como princesa.

Los tres hijos mayores de Rhaenyra murieron luchando durante la Danza de los Dragones, pero sus dos hijos menores, los hijos de su segundo esposo el príncipe Daemon, sobrevivieron a la guerra civil. La guerra terminó cuando Aegon II murió en 131 d.C. sin descendencia masculina, y fue sucedido por el hijo mayor de Rhaenyra y Daemon, el joven Aegon III Targaryen. El segundo hijo de Rhaenyra y el príncipe Daemon también gobernaría más tarde como el rey Viserys II Targaryen, ya que ambos hijos de su hermano Aegon III, Daeron I y Baelor I, murieron más tarde sin descendencia.

Comentarios

Comentarios

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Juego de Tronos
Comentarios cerrados

Mira además

Maegor I Targaryen

El rey Maegor I Targaryen, apodado Maegor el Cruel, fue el único hijo del rey Aegon I Targ…