Robert Baratheon, el Usurpador

el

Robert Baratheon a Eddard Stark <<Te lo juro, nunca estuve tan vivo como cuando estaba ganando este trono, ni tan muerto como ahora que lo he ganado” – Robert a Eddard Stark.>>

Nacido en 262 AC, Robert fue el mayor de los tres hijos de Lord Steffon Baratheon y Lady Cassana Estermont. De acuerdo a su hermano Stannis, cuando Robert tenía cinco o seis años de edad, los dos hermanos fueron llevados a la corte por su padre, Lord Steffon, donde fueron recibidos por la Mano del Rey, Lord Tywin Lannister, sentado en el Trono de Hierro.

Desde temprana edad en adelante, Robert había sido instruido por Lord Jon Arryn en el Nido de Águilas, junto con Eddard Stark de Invernalia. Los dos muchachos se hicieron amigos rápidamente y Jon Arryn, que no tenía hijos propios, se convirtió en un segundo padre para ellos. Durante su tiempo como pupilo, Robert visitó Bastión de Tormentas en varias ocasiones. En algún momento durante ese período, Robert fue armado caballero. Durante un torneo en Bastión de Tormentas, Robert fue derrotado por Ser Barristan Selmy.

En 278 AC el padre de Robert fue enviado a una misión por orden del rey Aerys II Targaryen, viajando a Volantis para encontrar una esposa para el príncipe Rhaegar Targaryen. La misión fracasó, y Steffon, acompañado por su esposa, volvieron a casa. Robert y Stannis presenciaron como una tormenta en la Bahía de los Naufragios hundió el barco en el que regresaban sus padres. Con la muerte de su padre, Robert se convirtió en el Señor de Bastión de Tormentas.

Robert se enamoró de Lyanna Stark, la hermana menor de Eddard. Con el tiempo el padre de Lyanna, Lord Rickard Stark, accedió a desposarla con Robert. En el momento de sus esponsales, Robert ya tenía una hija bastarda, Mya Piedra, en el Valle de Arryn, lo que llevó a Lyanna comentar que Robert nunca se mantendría en una sola cama, a pesar de su amor por ella.

En 281 AC Robert estuvo presente en el Torneo de Harrenhal, donde participó en el combate cuerpo a cuerpo. Llevó a cabo una competición de beber con Richard Lonmouth, y juró desenmascarar al Caballero del Árbol Sonriente, lo que no cumplió. En la liza final, Rhaegar Targaryen ganó, y coronó a Lyanna como Reina del Amor y la Belleza. Hay algunos que dicen que Robert se había reído, aunque según los hombres que conocían mejor a Robert, sentía que había sido un insulto, sobre lo cual se preocupó mucho, empezando a guardar rencor hacia el príncipe.

Se decía…

Robert fue un hombre robusto y dado a los excesos de todo tipo. Aunque no particularmente inteligente, fue reconocido como un renombrado guerrero. En su juventud era descrito como alto, ancho de hombros y atlético, el sueño de toda doncella. No llevaba barba, pero luego de ser coronado rey acumuló peso debido a los banquetes frecuentes y el beber en exceso. Ganó mucho peso en sus años de reinado, dejándose crecer la barba para ocultar la prominente papada.

Robert es reconocido como un cazador ávido, tal y como se refleja sustituyendo los cráneos de dragón de los Targaryen en la sala del trono por trofeos de caza. Aunque en el arsenal real se incluyen numerosas armas, Tywin Lannister indica que la única arma parecida a una espada usada por Robert fue un cuchillo de caza que él recibió de Lord Jon Arryn cuando era un muchacho. En sus días más jóvenes, Robert prefería manejar un martillo de guerra de hierro, forjado por Donal Noye, y llevar un gran yelmo con cornamenta a juego con su armadura.

Se le describía como encantador, extrovertido y como poseedor de una personalidad atrayente y carismática, con una habilidad impresionante para volver amigos a los enemigos. De acuerdo con Eddard Stark, Robert le prometía el mundo a una mujer durante la noche, sólo para olvidarlo todo, incluida a la mujer, a la mañana siguiente.

La Rebelión y el Usurpador

Cuando Rhaegar Targaryen aparentemente secuestró a Lyanna, Robert casi enloqueció al pensar que Rhaegar podría abusar de ella. Junto a Eddard y Jon Arryn, comenzó la Guerra del Usurpador. Robert, cuya ascendencia le otorgaba la mejor pretensión al trono, se convirtió en el líder de la revuelta. Durante la toma de Puerto Gaviota, Robert mató a Marq Grafton.

Robert empezó a reunir a sus abanderados en Bastión de Tormentas, pero estaba aislado de sus aliados en el Norte. Por otra parte, algunos de sus señores vasallos permanecieron leales a la Corona y comenzaron a reunir sus fuerzas en Refugio Estival. Robert se enteró de este plan y los derrotó a todos, ganando tres batallas en un solo día.

Robert fue derrotado por Lord Randyll Tarly, el comandante de la vanguardia de Lord Mace Tyrell, en la Batalla de Vado Ceniza. Tratando de reunirse con Ned Stark, un herido Robert estuvo recuperándose en Septo de Piedra. Un ejército Targaryen conducido por Lord Jon Connington llegó y comenzó a buscarlo, pero esta batalla también sería ganada por el bando rebelde.

Lord Jon Arryn y Lord Hoster Tully estuvieron en la victoria sobre las fuerzas reales lideradas por Rhaegar Targaryen en la Batalla del Tridente. Robert mató al príncipe heredero, asegurando la victoria en lo que se llamaría el Vado Rubí. Contra el consejo de Lord Roose Bolton, Robert hizo que su maestre tratara las heridas de Ser Barristan Selmy, uno de los aliados de Rhaegar.

Pero aunque ganó la guerra y mató a Rhaegar en el proceso, Lyanna murió. Robert vivió acosado por su recuerdo y no olvidó la ofensa de Rhaegar, imponiendo el castigo en toda la Casa Targaryen.

Su deseo de venganza fue tal que cuando Tywin Lannister le llevó los cuerpos mutilados de la esposa de Rhaegar, Elia, y sus hijos, Robert estuvo complacido más que asqueado de que estuviesen muertos. Eddard Stark, por otro lado, se disgustó por el salvajismo del acto, llamándolo asesinato y diciendo que los jóvenes príncipes no eran más que bebés. La agria respuesta de Robert fue:

“Para mí no son bebés, son cachorros de dragón.” 

Ni siquiera Jon Arryn pudo enfriar la discusión que siguió entre Robert y Eddard. Eddard dejó la Fortaleza Roja para ir en ayuda de Stannis, quien soportaba el asedio de Bastión de Tormentas. Sólo la muerte de Lyanna y la pena y luto compartidos pudieron volver a unir a los amigos.

Robert accedió al Trono de Hierro de los Siete Reinos gracias una relación distante con los Targaryen: su abuela paterna, Rhaelle Targaryen, era hija de Aegon V el Improbable.

Se casó con Cersei Lannister en un matrimonio político que intentaba llevar estabilidad al reino. Durante su noche de bodas, ebrio, accidentalmente la llamó Lyanna, lo que le valió el odio de su nueva esposa, con la que tuvo tres hijos, Joffrey, Myrcella y Tommen. Sin embargo, más tarde se revela que ninguno de ellos es verdaderamente un Baratheon, pues su padre es Jaime Lannister, hermano mellizo y amante de la reina Cersei. Robert también es padre de numerosos bastardos, siendo Edric Tormenta, su hijo nacido de Delena Florent, el único reconocido.

Perdonó a muchos de sus anteriores enemigos y ganó muchos aliados. Sin embargo, Dorne nunca olvidó el hecho de que Robert perdonó los asesinatos a sangre fría de Elia Martell y sus hijos Rhaenys y Aegon. Lord Jon Arryn se las arregló para negociar un tratado de paz con Dorne, incluyendo la aceptación de Robert como rey. Robert nombró a Jon Arryn su Mano. Con los años, el rey delegó todo el gobierno en Jon Arryn, quien junto a Stannis, mantuvo los Siete Reinos unidos mientras Robert comía, bebía, cazaba y buscaba prostitutas, todo en exceso. De acuerdo a Donal Noye, Robert cambió cuando se convirtió en rey, y no para bien.

Seis años luego de la coronación de Robert, él y Eddard unieron fuerzas para aplastar la Rebelión Greyjoy, lo que afianzó la posición de Robert en el Trono de Hierro. Luego de ello, Robert empobreció al reino a expensas de sus torneos y banquetes, aun cuando Aerys II había dejado las arcas reales rebosantes de oro. El gasto de Robert eventualmente dejó a la corona con una deuda de seis millones de dragones de oro (prestados principalmente por los Lannister, los Tyrell, la Fe y el Banco de Hierro de Braavos).

Comentarios

Comentarios