Mordus

También conocidos como Maestros de Maná.

El Mordus es gobernado desde su sede en Kalaran, un mundo selvático donde se asienta la colosal Ciudadela de los Mordus. Desde donde gobierna su fundadora Ellaria Clegane, su legendaria reina

El condicionamiento Mordus, que incluía su condición célibe, y su adoctrinamiento religioso, se reflejaba en en su calva afeitada característica, sus vestiduras de toga gris y el tatuaje negro de una rama del Árbol de la Vida ascendiendo por su cuello, símbolo de la secta.

 

Sobre el Mordus y su evolución

Las consecuencias del consumo del Maná adulterado, en la población de la secta original que se separó de la agrupación científica a la que pertenecían, provocó infertilidad y aunque alargaba la vida, y reducía el rechazo en el trasplante de órganos clonados. Lo que había provocado el alargamiento de la vida, pero no la inmortalidad de la que disfrutaba en exclusiva Ellaria Clegane.  Liderando la secta Mordus desde su Ciudadela de Kalaran desde la creación de su organización.

Durante siglos el Mordus no había parado de crecer y evolucionar, hasta crear una sociedad de castas, gobernada en su cúspide por los más devotos servidores de Ellaria Clegane. Los Maestros de Maná clonados, seleccionados por ella misma. Kalaran apenas contaba con población autóctona, y los siervos y miembros de la milicia Mordus, eran reclutados a lo largo de las pequeñas colonias controladas por esta potencia.

El Mordus siempre había oscilado en  lealtades, preconizando una ideología radical derivada del pensamiento arrynista más tradicional en contra de la mete máquina, algo que les enfrentaba frecuentemente a poderosas corporaciones como los Tyrell o los Sandor, con los que rivalizaban a la hora de competir con sus maestros de maná en dar servicios profesionales a todas las naciones de la Esfera Humana. No importaba a quien debieran obediencia, ya fueran imperiales o de la alianza, incluso no alineados. Pagar los costes de la destilación del maná era caro y el Mordus no podía dejar de procesar. El maná debía fluir.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...

Translate »
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: