Los Enanos Mezquinos

el

Las historias de la Primera Edad, en la mitología del Señor de los Anillos, hablan de los restos de un pueblo de enanos que habían sido exiliados de sus hogares, como por ejemplo Nogrod, que vivía en las tierras de Beleriand mucho tiempo antes incluso de la llegada de los elfos.

Este fue el pueblo de los enanos mezquinos, también llamados Noegyth Nibin en sindarin. Su nombre se debía a que eran más pequeños de lo normal con respecto al resto de los enanos.

En las Edades de las Estrellas

Exiliados de sus hogares durante la Paz de Arda, fueron los primeros en llegar a Beleriand. Allí ocuparon las regiones boscosas del río Narog y fundaron reinos y ciudades como los de Amon Rûdh o Nulukkizdín (que más tarde se convertiría en el reino élfico de Nargothrond donde habitó el rey Finrod).

En estas tierras los enanos mezquinos prosperaron. Hasta la llegada de los elfos sindar quienes se establecieron en el vecino reino de Doriath. Entonces estos elfos, inocentemente, confundieron a los enanos mezquinos con simples bestias y los cazaron como tales. Esto diezmó de sobremanera la población de estos enanos, por lo que cada vez se hicieron menos frecuentes y comenzaron a ocultarse y habitar en regiones aisladas. Odiando y temiendo tanto a orcos como a los eldar.

Con el tiempo los sindar se dieron cuenta de que esta especie no era más que miembros degenerados de la raza de enanos, que se habían apartado de los demás por algún acto maligno ocurrido mucho tiempo atrás. De esta manera dejaron de perseguir y cazar a esta desgraciada raza, pero para entonces ya casi habían desaparecido por completo.

Durante la Primera Edad del Sol

Durante la Primera Edad del Sol los enanos mezquinos tienen lugar en la leyenda

Mîm es capturado por Túrin

élfica que cuenta la historia de Túrin Turambar. En ese momento el número de esta raza era tan reducido que no quedaban más que tres de su especie: su señor, quien se llamaba Mîm y sus dos hijos, Ibun y Khîm.  La “Historia de la

Mîm, Ibun y Khîm.

Congoja” cuenta como Mîm, último de su especie tras la muerte de sus dos hijos, pereció en las ruinas de Nargothrond  asesinado por Húrin padre de Túrin. Tras su muerte la raza de los enanos mezquinos se extinguió para siempre.

Comentarios

Comentarios