La Torre Oscura

el

La Torre Oscura es una saga de libros escrita por el autor estadounidense Stephen King, que incorpora temas de múltiples géneros, incluyendo fantasía, fantasía científica, terror y western.

Describe a un “pistolero” y su búsqueda de una torre, cuya naturaleza es tanto física como metafórica. King ha descrito la serie como su magnum opus. Además de las ocho novelas que componen la serie propiamente dicha (las cuales suman un total de 4.250 páginas), muchos de sus otros libros se relacionan con la historia, introduciendo conceptos y personajes que entran en escena a medida que la serie se desarrolla. Una vez que la serie fuera terminada, una serie de cómics precuela le siguió.

La serie se inspiró principalmente en el poema Childe Roland to the Dark Tower Came (Childe Roland a la Torre Oscura llegó), de Robert Browning, cuyo texto entero fue incluido en el apéndice del volumen final. En el prefacio a la edición revisada de 2003 de El pistolero, King también identifica a El Señor de los Anillos, la leyenda artúrica y El bueno, el malo y el feo como inspiraciones. Identifica al personaje del “hombre sin nombre”, de Clint Eastwood, como una de sus mayores inspiraciones para el protagonista, Roland Deschain. El estilo de King en cuanto a los nombres de los lugares en la serie, como Mundo Medio, y su desarrollo de un idioma único abstracto del nuestro (Alta Lengua), son también influenciados por el trabajo de J. R. R. Tolkien.

En la historia, Roland Deschain es el último miembro electo de una prestigiosa orden de caballería conocido como pistoleros y el último de la línea de “Arthur Eld”, el análogo del mundo del Rey Arturo. Políticamente organizada entre las líneas de una sociedad feudal, comparte características tecnológicas y sociales con el viejo oeste americano pero es también mágica. Muchos de los aspectos mágicos se desvanecieron de Mundo Medio, pero quedan restos, al igual que reliquias de una sociedad tecnológicamente avanzada. La búsqueda de Roland consiste en encontrar la Torre Oscura, un legendario edificio que dicen es el centro de convergencia de todos los universos. Se menciona que el mundo de Roland se ha “movido”, y parece estar destruyéndose. Poderosas naciones fueron eliminadas por la guerra, ciudades enteras y regiones desaparecieron sin rastro y el tiempo no corre en forma normal.

Bill Sheehan, de The Washington Post, llamó a la serie «humana, visionariamente épica y una verdadera magnum opus» que se presenta como un «imponente ejemplo de pura narración[…] llena de conjuntos de piezas brillantemente exhibidos… encuentros catastróficos y momentos de tragedia desoladora».​ Erica Noonan, de The Boston Globe, dijo que «hay un mundo fascinante para ser descubierto en la serie» pero notó que su naturaleza épica lo aleja de ser fácil de descubrir.2​ Aggen Jhonston, de The New York Times, se sintió decepcionado por cómo la serie se desarrolló; mientras que se maravilló con el «gran absurdo de la existencia [de los libros]» y felicitó el estilo narrativo de King, dijo que la preparación hubiera mejorado la serie, declarando que «King no tiene la fineza narrativa para este tipo de juegos, y las voces lo defraudaron».​ Sin embargo, Michael Berry, de The San Francisco Chronicle, llamó a los primeros tramos de la serie un «revoltijo rimbombante», pero al final «una despedida que ofrece más de lo que se ha prometido».​

 

Comentarios

Comentarios