Juego de tronos; Los diez Guerreros más Grandes de Westeros

el

Seguro que todos los que seguimos los libros o la serie de Juego de Tronos, tenemos un guerrero, o guerrera favoritos. Son muchos los personajes que enamoran por su personalidad y hazañas, pero ¿Y si hacemos una lista de los 10 más sobresalientes? seguro que nos dejamos muchos buenos personajes en el camino…

Blackwater, Hardhome, The Watchers on the Wall; Estas son algunas de las batallas más grandes que jamás se hayan librado en Game of Thrones. Son sin duda, secuencias inolvidables debido a su representación de un gran derramamiento de sangre y el número de víctimas de la guerra. Pero el éxito de estas escenas descansa en los hombros de los soldados en el corazón de la lucha, guerreros cuya reputación habla por sí sola.

Algunos de estas personajes todavía están vivas para contar sus historias. ¿Otros? No demasiado. Aquí está un resumen de los mejores guerreros que aparecen en Game of Thrones. Aunque, esto es tan sólo y por supuesto una opinión personal…

Brienne de Tarth

Brienne destaca por tener unos rasgos anormalmente masculinos: muy alta, musculosa, pecho plano y ancho, pelo pajizo, amplias pecas en la cara, dientes torcidos y una boca amplia de gruesos labios que parecen hinchados. Jaime Lannister destaca que lo único atractivo que posee son sus grandes ojos azules.

A raíz de su aspecto físico poco atractivo, Brienne ha sido fruto de burlas y desprecios desde su niñez. Cuando trataba de aparentar ser una dama noble, todos se reían de ella por su fealdad y sus modales poco femeninos, y cuando empezó a vestirse y actuar como un caballero recibió el desprecio y el menosprecio de aquellos que consideraban que la caballería no era para una mujer, por mucha habilidad que pudiera demostrar. Pese a todo esto, Brienne tiene una confianza casi ingenua en los valores de la caballería y, quizás debido a que busca ganarse el respeto de los demás, trata siempre de vivir respecto al ideal de los caballeros. Es una mujer honesta y leal aunque también testaruda y brusca; no destaca en sus relaciones con los demás, mostrándose siempre retraída y callada, quizás debido al rechazo y las burlas que ha tenido que vivir a lo largo de su vida.

Se sabe que es una espadachina excelente, reconociendo esto caballeros como Jaime Lannister o Renly Baratheon, que supieron ver su destreza más allá de su poco agraciado aspecto femenino.

Jaime Lannister

Jaime se nos presenta como un avezado guerrero, orgulloso y arrogante, de actitud provocadora. Capaz de ser caballeroso y encantador, pero también cruel y despiadado en ocasiones, Jaime es un hombre despreciado por el pueblo por asesinar al rey que juró defender. Jaime lo consideró el hecho más bondadoso de su vida, pero debido a que los motivos por los que lo hizo permanecieron ocultos para todo el mundo, comenzó a ser apodado Matarreyes por ello, un mote que le puso el mismo rey Robert Baratheon.

Su apariencia física es también uno de sus rasgos más característicos. Descrito como un hombre de excepcional belleza, el personaje de Jon Nieve creía que Jaime tenía la apariencia de un rey, y Bran Stark afirmó que se asemejaba a los caballeros de las leyendas. En batalla es valeroso y aguerrido, de genio vivo, pero no carece de astucia. En cuanto a su personalidad, su hermano Tyrion afirmó que pocas eran las cosas que Jaime se tomaba realmente en serio. Su desdén por la política causó decepción en su padre, que siempre quiso que lo sucediera como señor de Roca Casterly. 

Manteniendo una relación incestuosa con su hermana Cersei desde que ambos descubrieron su sexualidad, Jaime es un hombre tremendamente influenciado por ella. La mayor parte de decisiones trascendentales a lo largo de la historia de Jaime las ha tomado, de una manera u otra, debido a ella. Por Cersei se une a la Guardia Real, cuando ella lo seduce y lo insta a que se una la Guardia como forma de evitar casarse con Lysa Tully. Cuando es tomado prisionero por los Stark, su único anhelo es conseguir ser libre para volver a regresar con ella. Sin embargo, tras perder su mano y viajar junto a Brienne de Tarth, Jaime experimenta un «renacimiento», por el cual decide reparar el honor que ha perdido a lo largo de su vida. A raíz de su decisión, tras regresar a Desembarco del Rey, su relación con Cersei se enfría hasta el punto de que él considera que lo que ha vivido con ella ha sido una mentira y comienza a presenciar cómo es realmente Cersei.

La historia de Jaime es el cuento del «caballero desdichado». Desde que tenía uso de razón, el personaje de Jaime Lannister únicamente demostró pasión por la caballería y su gran ambición era ser un personaje legendario como caballeros contemporáneos suyos como Ser Arthur Dayne o Ser Barristan Selmy. El día que fue introducido a la Guardia Real es, según declara el propio personaje, el día más feliz de su vida. Pero tras presenciar que el rey únicamente lo hizo como forma de ofender a su padre, que Cersei no iba a estar junto a él, y que el rey era un hombre mentalmente inestable que provocaba daño hacia todos los que le rodeaban, Jaime se cuestionó por primera vez sus valores y su juramento. El asesinato del rey Aerys, si bien lo hizo para salvar a la población de Desembarco del Rey de un genocidio, socavó el honor que pudiera poseer de por vida. Ya finalmente, cuando en Tormenta de espadas pierde la mano derecha, pierde la esencia de sí mismo.

Sandor Clegane y Gregor Clegane

Sandor Clegane, conocido como el Sabueso, es un sirviente de la Casa Lannister y el hermano menor de Gregor Clegane, alias. La Montaña. Es considerado uno de los luchadores más peligrosos y hábiles de Westeros. Su cara se distingue por cicatrices de quemaduras horribles, que recibió de niño cuando su hermano empujó la cabeza contra un brasero. Por consiguiente, teme al fuego y odia a su hermano. También desprecia los votos de los caballeros, ya que su hermano es un caballero que comete violaciones y asesinatos a pesar de sus votos de caballero. Se le describe como un hombre atormentado impulsado por la ira y el odio, que sólo aspira a matar a su hermano.

Ser Gregor Clegane, conocido como la Montaña que cabalga, o simplemente la Montaña, es el hermano mayor de Sandor Clegane y es vasallo de Tywin Lannister.Su tamaño y fuerza lo convierten en un temible guerrero, y se ha ganado la reputación de brutalidad. Cuando eran niños, Gregor metió la cara de Sandor en un brasero por usar su juguete, dejándole una gruesa cicatriz. Durante su servicio en la Casa Lannister, ha cometido numerosos crímenes de guerra, pero es muy infame por la violación y asesinato de la familia real Targaryen. Clegane fue uno de los primeros soldados de Lannister en entrar en King’s Landing durante su saqueo al final de la rebelión de Robert Baratheon. Violó y asesinó a la Princesa Elia, y asesinó a sus hijos Rhaenys y Aegon, un rencor que la Casa Martell aún lleva en el inicio de A Game of Thrones.

Oberyn Martell

Oberyn es representado como un hombre de mediana edad, conocido por su personalidad indómita, salvaje e imprevisible, igual que una víbora. Tan salvaje como apasionado, Oberyn se hizo conocido por su pasión por la lucha, su multitud de amantes (de ambos sexos), la gran cantidad de hijos bastardos que poseyó y su habilidad con el uso de venenos. Era reconocido como uno de los mejores guerreros de los Siete Reinos, siendo temido y respetado no solo por su habilidad, sino también por ser considerado impulsivo e impredecible.

Khal Drogo

Drogo es presentado en la obra como un guerrero inmisericorde, despiadado y audaz, con una reputación terrible, afirmándose que lidera el mayor khalasar de su tiempo, con unos 40.000 guerreros. Una muestra de su influencia es que ciudades como Pentos le rendían tributo.

Físicamente, Drogo era descrito como un hombre imponente, tanto en estatura como en corpulencia. Lo más característico era una trenza que llevaba a la altura de los muslos, símbolo entre los Dothraki de que no había sido nunca derrotado. Portaba también unas pequeñas campanillas en el pelo que conmemoraban cada victoria que había conseguido.

Robert Baratheon

Robert Baratheon es presentado como el Rey de los Siete Reinos al inicio de la saga, un rey indolente que no posee ningún tipo de afecto a su cargo y que únicamente muestra afición por la comida, la bebida, las mujeres y la caza. Debido a esto, Robert delegó la función de gobernar en sus Manos, primero Jon Arryn y después Eddard Stark. Sin embargo, antes de coronarse rey, Robert era considerado un hombre carismático, audaz y valiente además de un formidable guerrero, aunque también calificado como simple, mujeriego e impulsivo. Pero tras subir al trono, Robert se dio a los excesos y comenzó a engendrar multitud de hijos bastardos.

En la vida del rey Robert se distinguen dos etapas: la de soldado y la de rey. Robert era reconocido como un hombre carismático, extrovertido y con una facilidad extraordinaria para hacer amigos, además de particularmente mujeriego; el personaje de Eddard Stark afirmaba que Robert le prometía el mundo a una mujer en la noche y a la mañana siguiente lo olvidaba todo, incluida la mujer. Como rey, Robert se dio a todo tipo de vicios: bebida, comida y mujeres principalmente; por estos excesos, Robert engordó notablemente. Sumido en un matrimonio infeliz y en una vida de excesos, Robert adquirió un carácter tornadizo e irascible.

El actor Mark Addy, que interpreta al rey Robert en la adaptación televisiva de la obra, describe a su personaje: «Robert era ante todo un guerrero, y no heredó la corona; luchó por ella y la consiguió. No ha tenido grandes desafíos y se ha vuelto holgazán. Disfruta bebiendo, cazando, estando con mujeres y viviendo la vida sencillamente.»

Rhaegar Targaryen

Rhaegar era descrito en la obra como el prototipo del perfecto príncipe: muy atractivo y galante, aunque con un espíritu melancólico. Se decía que era brillante y dominaba todo aquello que se proponía, siendo un habilidoso caballero. En la saga se menciona que era un músico excepcional, virtuoso con el arpa y se decía que sus canciones hacían que las mujeres lloraran al escucharlas. Era sumamente popular entre el pueblo llano y era objeto de deseo de las mujeres, como menciona el personaje de Cersei Lannister, la cual estaba enamorada del apuesto príncipe.

Se afirma en la obra que su mayor pasatiempo era la lectura, sobre todo leía compulsivamente acerca de una misteriosa profecía. Su personalidad introvertida y melancólica le hizo tener muy pocos amigos cercanos, y tampoco gustaba de las apariciones en público.

Su personalidad es descrita según el punto de vista. Personajes que lo conocieron como Barristan Selmy y Jon Connington afirman que era un hombre excepcional; honorable, responsable y brillante, incluso el personaje de Eddard Stark, que fue su enemigo, le consideraba un hombre digno de respeto. Por otro lado, Robert Baratheon lo consideraba un degenerado cruel igual que su padre Aerys.

Los Guerreros de la Torre de la Alegría

Los supervivientes: Eddard Stark y Howland Reed. Los muertos: Arthur Dayne, la espada de la mañana y Lyanna Stark, entre muchos otros. Gane o pierda, los guerreros que lucharon en la fortaleza de Dornish al final de la Rebelión de Robert permanecerán grabados en la leyenda para siempre, parte de la batalla más significativa en toda la tradición de Poniente.

Barristan Selmy

Hombre de inquebrantables valores morales y rectitud, Ser Barristan es descrito como el arquetipo idealizado de la caballería: honorable, cortés, habilidoso espadachín, leal y valiente. Ser Barristan se labró una gran reputación en vida como uno de los mejores caballeros de la historia de Poniente, siendo conocido y respetado por todos. Aun así, Ser Barristan siente una confrontación en su interior, debatiéndose entre lo que considera honorable y lo que considera correcto.

Físicamente, el personaje de Daenerys Targaryen lo describe como un hombre gallardo y atractivo, incluso para su avanzada edad. Afirma que posee una figura digna e imponente, con un aire de majestuosidad.

Ser Barristan idealiza los valores de la caballería, hasta un punto que roza lo ingenuo. Si bien con todas sus virtudes, el personaje de Illyrio Mopatis no lo considera astuto.

Syrio Forel

Syrio Forel fue un jaque de Braavos, maestro esgrimista de la danza del agua y Primera Espada de Braavos. Syrio es descrito como un hombre delgado, calvo y de nariz ganchuda. Sin embargo, en la serie de TV de HBO, Game of Thrones, su apariencia es la de un hombre robusto, bajo y de pelo rizado y tupido.

El día que la Primera Espada de Braavos murió, el Señor del Mar de Braavos mandó a buscar a Syrio. Éste, al entrar, fue interrogado acerca de un gato del que se decía que procedía de una tierra muy lejana. Syrio observó al gato sentado en el regazo del Señor y dijo, honestamente, que había visto miles de gatos como ese en los callejones de Braavos. Por observar y no sólo ver, fue nombrado Primera Espada.

En Desembarco del Rey, la Mano del Rey Eddard Stark le contrata para enseñar a su hija Arya Stark a usar la espada, pensando que la danza del agua, el estilo de esgrima usado en Braavos, se adecuaría a la contextura de la niña y a su espada, Aguja. La danza del agua que Syrio le enseña implica el control mental y corporal total. Le enseña a moverse y pensar como un guerrero: a ser perceptiva, moverse silenciosa y a controlar su miedo.

Cuando la reina Cersei Lannister ordena que todos los Stark, sus hombres y sirvientes en la Fortaleza Roja sean apresados o asesinados, Syrio se enfrenta a los hombres que vienen a arrestar a Arya con una espada de madera. Mata a cinco antes de enfrentarse con Meryn Trant. Arya huye, obedeciendo las órdenes de Syrio. Murió durante el enfrentamiento o posteriormente en Desembarco del Rey.

Aun años después, Arya sigue recordando las palabras de Syrio y las usa para guiar sus acciones a través de situaciones difíciles.

¿Y tú qué opinas? Seguro que se te ocurren muchos otros nombres para agregar a esta lista…, ¿Nos cuentas cuales?

 

 

 

Comentarios

Comentarios