Harrenhal, la fortaleza colosal y fantasmal de Juego de Tronos

el

Harrenhal es el castillo más grande de los Siete Reinos, construido antes de la Guerra de la Conquista. Está ubicado en las Tierras de los Ríos, en la orilla norte del lago Ojo de Dioses. Luego de la Guerra de la Conquista, se ha convertido en un lugar ruinoso y oscuro.

Fue levantado por orden de Harren el Negro para ser el castillo más grande jamás construido. Hecho de piedra negra, con numerosas torres masivas, vigas hechas de arcianos y un gran salón suficientemente grande como para albergar a un ejército, el castillo fue un monumento al orgullo desmedido de Harren.

El torneo de Harrenhal

Ser Barristan Selmy afirma que el torneo fue anunciado por Lord Whent poco después de que éste fuera visitado por su hermano, Ser Oswell Whent de la Guardia Real. El rey Aerys II Targaryen asistió al torneo debido a que Varys le había advertido de que su hijo, el príncipe Rhaegar Targaryen, lo utilizaría como pretexto para encontrarse con varios señores y discutir un posible golpe de estado y derrocamiento de Aerys.

Durante el torneo, Jaime Lannister, de quince años, fue nombrado hermano juramentado de la Guardia Real. Además, un caballero misterioso, conocido como el “Caballero del Árbol Sonriente”, apareció en liza para pelear por el honor de Howland Reed de Atalaya de Aguasgrises.

El príncipe heredero Rhaegar Targaryen fue el campeón. En uno de los actos más escandalosos de la historia reciente, el príncipe Rhaegar coronó a Lyanna Stark como Reina del Amor y la Belleza, dándole la corona de rosas invernales. El escándalo llegó no sólo porque Rhaegar estaba casado, y su esposa Elia Martell de Dorne presente en el torneo, sino porque además Lyanna estaba comprometida con Lord Robert Baratheon. La indiscreción de Rhaegar culminó en el secuestro de Lyanna un año después, lo que provocó la Guerra del Usurpador y terminó con la dinastía Targaryen.

La Caída

Cuando finalmente se terminó la construcción de Harrenhal, Aegon el Conquistador desembarcó en Poniente. Aegon obtuvo la victoria sobre los hombres de Harren en la batalla de los Juncos, mientras que dos de los hijos de Harren resultaron victoriosos en Sauces Tristes. Mientras regresaban a Harrenhal travesando el Ojo de Dioses, sin embargo, fueron asesinados por Balerion. El tiránico gobierno de Harren sobre las tierras ribereñas despertó poca simpatía entre los señores del Tridente. Muchos de esos señores, liderados por Lord Edmyn Tully, se pusieron del bando del Conquistador para rebelarse contra Harren.

El Torneo de Harrenhal fue un torneo celebrado en Harrenhal en 281 AC por Lord Walter Whent en honor a su hija y para mostrar el poder de su casa. Celebrado durante diez días, es el torneo más famoso de la historia.

Harren se refugió en Harrenhal. Aegon se presentó ante las puertas de la fortaleza con una bandera de parlamento. Debido a que ambos reyes llevaban junto a ellos a un portaestandarte y a un maestre, aún se recuerda la conversación que mantuvieron:

“— Rendíos ahora —ofreció Aegon— y podréis seguir siendo el señor de las Islas de Hierro. Rendíos ahora, y vuestros hijos vivirán para gobernar después de vos. Tengo ocho mil hombres alrededor de vuestra muralla.

— Me da lo mismo lo que haya alrededor de la muralla —respondió Harren—: es gruesa y robusta.
— Pero no tan alta para que no puedan pasar los dragones. Los dragones vuelan.
— Son de piedra —replicó Harren—, y la piedra no arde.

— Cuando se ponga el sol, será el fin de vuestro linaje —sentenció Aegon. 

 

Los dragones de los Targaryen, que no fueron obstruidos por las altas murallas de Harrenhal, abrasaron a Harren y a sus hijos en la torre más alta del castillo, terminando con su línea y reinado.

Desde la caída de Harren, un gran número de casas han ocupado el castillo: la Casa Hoare, la Casa Qoherys, la Casa Harroway, la Casa Towers, Casa Strong, la Casa Lothston y la Casa Whent. Algunos de los señores de Harrenhal han conocido finales prematuros o poco felices, cosa que ha provocado que se considere un asentamiento maldito. Esto, junto con las dificultades logísticas y económicas que supone mantener un castillo tan enorme, lo han convertido en un problema más que un beneficio.

En 120 AC ocurrió un incendio en una de sus torres, llevándose la vida de Lord Lyonel Strong, su heredero, Ser Harwin, tres criadas y doce sirvientes. Algunos atribuyeron el incidente a la supuesta maldición de Harrenhal, aunque otros apuntan a que el incendio fue intencionado.

Comentarios

Comentarios