Gordo, malo y entrañable; Jabba el Hutt

el

Los hutt son una raza del universo ficticio de la Guerra de las Galaxias. Aparecen en La Amenaza Fantasma, El Regreso del Jedi, en la edición especial de Una Nueva Esperanza y en la última película de animación La guerra de los Clones.

También aparecen en varios juegos de Star Wars, incluyendo aquellos basados en las películas, y la serie Knights of the Old Republic. Se caracterizan por ser poco amistosos y generalmente estar involucrados en el crimen organizado.

En la serie de cómics Tales of the Jedi (historias del Jedi): Golden Age of the Sith (edad dorada de los sith) y Tales of the Jedi (cuentos del Jedi): The Fall of the Sith Empire (la caída del imperio sith), hay un personaje hutt llamado Aarrba que es simpatizante a los personajes principales, Gav y Jori Daragon.

A propósito de los Hutt

Los hutt se hicieron muy ricos gracias a sus continuos negocios. Cuando moría un hutt importante, su heredero ocupaba su lugar. Entre los hutt existía una enorme rivalidad y no era raro verlos en guerra con otros señores del crimen hutt. Guerra que realizaban con sus enormes ejércitos personales de mercenarios y con cazadores de recompensas y androides asesinos. A estas criaturas les gustaba tener más que los demás y eran muy capaces de tomar de los otros todo lo que necesitaban. Los hutt más poderosos tenían una gran cantidad de deudores, al igual que potenciales asesinos quienes quieren obtener el control de sus organizaciones.

Los hutt son una especie de gasterópodos con brazos pequeños, bocas profundas, largas lenguas y grandes ojos, que controlan, como gangsters galácticos, un gran territorio espacial, llamado el Espacio Hutt. La especie es originaria del planeta Varl, pero adoptaron a Nal Hutta como su mundo hogar.

Un hutt adulto es una criatura obesa, pesando en total más o menos una tonelada. Tal vez inconscientemente, ellos se volvieron sedentarios, pasando sus días en absoluta flojera, y viajando en repulsores o en plataformas tiradas por esclavos. Mucha de su masa descansa en sus largas y grandes colas. En la sociedad hutt, la obesidad equivale a poder y status, mientras los hutt delgados son considerados desafortunados y débiles.

De hecho, la anchura de un hutt, gordura y poderosa musculatura, les permite moverse mucho más rápido que sus pies, que terminaron uniéndose a la cola. Su anchura, su gran capa de grasa y volumen es fruto de la evolución, manteniendo la temperatura de su cuerpo. De hecho, la piel de un hutt es suficientemente gruesa para resistir muchos disparos láser antes de tocar un órgano vital, dándole al hutt el tiempo suficiente para aplastar a su atacante. También son resistentes a muchos elementos químicos que para otras razas son letales.

Los hutt son también inmunes a control mediante la Fuerza por tener una mente muy desarrollada, muchos de ellos son calculadores e inteligentes. Tienen la habilidad de ver la luz ultravioleta y otras frecuencias invisibles para el ojo humano. Por esto, muchos hutt construyen sus palacios en penumbra, para poder superar a los que lo rodean en visión.

Los hutt carecen de un esqueleto convencional, pero poseen una armadura como manto, que les ayuda a soportar todo el peso de su cuerpo. Pueden aguantar la respiración por un gran periodo de tiempo y son omnívoros.

Los hutt no acostumbran a hablar el Básico Galáctico, hablan un idioma propio (la lengua hutt), extrañamente entendida por seres de otras especies que tratan con ellos.

Está claro que los Hutt no son originarios de Tatooine y que vinieron de otros lugares en busca de riquezas fáciles. De hecho, los Hutt no podrían moverse por la arena caliente del desierto, ni durar más de 15 minutos fuera de sus palacios y villas en los desiertos calurosos de Tatooine sin usar algún medio de transporte en el que no se sienta mucho el calor ni les dé el sol, como por ejemplo, la barcaza de Jabba el Hutt.

Los hutt son originarios de un planeta boscoso llamado Varl, en un sistema solar binario consistente de dos estrellas, Evona y Ardos, las cuales los Hutt adoraban como dioses. De acuerdo a la leyenda Hutt, Evona fue succionada por un hoyo negro, y Ardos colapsó en sí mismo para consternación de su compañera. Ya que sobrevivieron a la muerte de sus “dioses”, creyeron que se habían convertido en dioses, de ahí su egocentrismo. Los científicos creen que los Hutt destruyeron su mundo en una guerra civil.

Después de la devastación de Varl, los Hutt emigraron a un planeta llamado Evocar, y desplazaron a sus pacíficos nativos con negocios sucios, Incluso llegando tan lejos como para desalojarlos. Los Hutt renombraron su nuevo planeta como Nal Hutta (Joya Gloriosa en su idioma).

Nal Hutta es la capital del espacio hutt, el imperio de las especies. La luna primaria de Nal Hutta es Nar Shaddaa.

Antes del establecimiento de la Antigua República, los Hutts fueron la especie dominante en la galaxia. A pesar de ello no construyeron un imperio extenso; su dominio se centró en el comercio y en imperios económicos.

El jefe Jabba

Apareció por primera vez en la película Star Wars Episode VI – Return of the Jedi (1983) como un alienígena grande y con forma de gusano, aunque posteriormente fue introducido digitalmente en la edición especial de Star Wars Episode IV – A New Hope realizada en 1997 y en la primera película de la trilogía precuela Star Wars Episode I The Phantom Menace, estrenada en 1999. Originalmente fue representado por una inmensa marioneta de látex, pero en otras películas es una imagen creada por computadora (CGI). Además de las películas, Jabba aparece en la literatura y cómics de Star Wars, en ocasiones se menciona su nombre completo, Jabba Desilijic Tiure.

El papel del personaje en Star Wars es principalmente antagonista. Es un Hutt de alrededor de 600 años de edad, tiene como su brazo derecho a Bib Fortuna, jefe criminal y ganster que emplea a un séquito de criminales, caza-recompensas, contrabandistas, asesinos y guardaespaldas que operan su imperio criminal. El palacio de Jabba el Hutt en el planeta desértico de Tatooine es un ex-monasterio de un grupo de místicos conocidos como los monjes B’omarr. En él mantiene a su elenco de artistas, esclavos, androides, y criaturas alienígenas que están a su disposición. Jabba tiene un sentido del humor bastante tétrico, una risa belicosa, un apetito insaciable, y afinidades para apostar, para torturar, y para las esclavas.

El personaje fue introducido en la campaña mercadotécnica de Star Wars correspondiente al lanzamiento en salas de cine del Return of the Jedi. La imagen de Jabba ha sido desde entonces jugado un papel importante en la cultura popular, particularmente en los Estados Unidos. Su nombre es usado como un artilugio satírico-literario y como una caricatura política para denigrar las cualidades negativas propias de su obesa y mórbida corrupción.

Se trata de un ser de la especie de los hutt, nacido en Nal Hutta. A simple vista es un enorme gusano de más de tres metros de largo con una pegajosa lengua y modales bastante pobres. Era un señor del crimen y dirigía un imperio criminal de gran envergadura a lo largo de la galaxia. Por más de medio siglo le sirvió Bib Fortuna como su mayordomo y vivió en un palacio en el planeta Tatooine. Cuando él llegó a dicho planeta, el palacio ya estaba construido, era el templo de una secta de monjes B’ommar que estudiaban la fuerza de una manera muy particular. Se extraían el cerebro y lo depositaban en un frasco, que a su vez estaba sobre unas patas mecánicas que les permitían moverse.

Jabba Desilijic Tiure viajaba en su barcaza de vela hasta Mos Espa, el puerto capital para las carreras de vainas. Ahí presenciaba las carreras desde su palco privado y hacía apuestas con otros señores del crimen como Gardulla la Hutt.

Durante las Guerras Clon fue buen servidor a la República y en una ocasión fue invadido por fuerzas de la Confederación, y el mismo Maestro Yoda defendió junto a él el templo, que luego se derrumbaría cuando Dooku y Assajj Ventress llegasen y le robaran a su hijo. después de eso, Boorka el Hutt inició una campaña de desprestigio contra el gordo criminal, y fue perdiendo autoridad en la galaxia. Con el paso de los años Jabba fue retomando dinero y convirtiéndose nuevamente en el Hutt más estimado de Tatooine e hizo acuerdos con la república y con el Maestro Jedi Echuu-Sen Jon quien asesinó después a Boorka, destruyendo su templo y “asegurando” Tatooine, que poco después sería invadido por el General Grievous y la aprendiza de Dooku, Sev Rance’ Tann.

Años más tarde, Han Solo trabajó para Jabba y tuvo ciertos problemas con éste. Por culpa de un abordaje imperial a la nave de Solo, este tuvo que arrojar su contrabando al espacio, causándole serias pérdidas a Jabba. Jabba le perdonó a condición de que Solo le pagase una suma extra. Como el pago nunca llegó, Jabba puso precio a la cabeza de Han Solo y tiempo después, luego de congelarlo en animación suspendida dentro de un bloque de carbonita, fue llevado por Boba Fett hasta el palacio del señor del crimen.

En el palacio de Jabba en Tatooine había todo tipo de seres extraños que frecuentemente buscaban sólo hospedaje pero otros eran espías o simplemente trataban de matar a Jabba. Entre la “gente” de confianza de Jabba estaban: Ephant Mon, Saelt-Marae, Barada y eventualmente Bib Fortuna.

Una elaborada operación de rescate tomó lugar en Tatooine, donde los rebeldes lograron rescatar a Solo y la propia Princesa Leia ahorcó a Jabba con la propia cadena con la que él la mantenía sujeta. La barcaza de vela explotó llevándose consigo a muchos de los invitados y Guardias Esquife de Jabba.

Comentarios

Comentarios