Ellaria Clegane

9 minuto leer
4
1,741

Continuus Nexus de Leyendas del Sol Negro

Ellaria Clegane, su legendaria reina inmortal. Había sido en el pasado una investigadora de la Sociedad Geográfica Interestelar que tras las primeras décadas de terraformación, detectó el nacimiento de una nueva mutación, una rara especie vegetal similar al musgo terrestre, pero con interesantes diferencias en su coloración de tonalidades azuladas. Tras tomar muestras y sintetizarlo, Ellaria Clegane creo las primeras versiones de la droga que más tarde pasaría a llamarse Maná.

Ellaria Clegane, descubrió las propiedades potenciadoras del Maná original experimentado con ella misma. Extendiendo su intelecto, su fuerza y su vida de una forma que ningún otro ser humano jamás había experimentado en toda la existencia de la especie. Mil quinientos años después, Ellaria Clegane, seguía viva y su secreto a salvo con ella. Aquel secreto que había sido codiciado durante siglos, tanto por señores Estirpe, como por los magnates y jefes de estados de todas las naciones humanas. Pero Ellaria Clegane no entregó nunca su secreto, ni tan siquiera a sus seguidores de la proto-secta, a los que entregó una variante adulterada de su formula original.

Las consecuencias del consumo del Maná adulterado, en la población de la secta original que se separó de la agrupación científica a la que pertenecían, provocó infertilidad y aunque alargaba la vida, y reducía el rechazo en el trasplante de órganos clonados. Lo que había provocado el alargamiento de la vida, pero no la inmortalidad de la que disfrutaba en exclusiva Ellaria Clegane.  Liderando la secta Mordus desde su Ciudadela de Kalaran desde la creación de su organización.

Durante siglos el Mordus no había parado de crecer y evolucionar, hasta crear una sociedad de castas, gobernada en su cúspide por los más devotos servidores de Ellaria Clegane. Los Maestros de Maná clonados, seleccionados por ella misma. Kalaran apenas contaba con población autóctona, y los siervos y miembros de la milicia Mordus, eran reclutados a lo largo de las pequeñas colonias controladas por esta potencia.

El Mordus siempre había oscilado en  lealtades, preconizando una ideología radical derivada del pensamiento arrynista más tradicional en contra de la mete máquina, algo que les enfrentaba frecuentemente a poderosas corporaciones como los Tyrell o los Sandor, con los que rivalizaban a la hora de competir con sus maestros de maná en dar servicios profesionales a todas las naciones de la Esfera Humana. No importaba a quien debieran obediencia, ya fueran imperiales o de la alianza, incluso no alineados. Pagar los costes de la destilación del maná era caro y el Mordus no podía dejar de procesar. El maná debía fluir.

Ellaria Clegane era tan solo un recuerdo de la mujer alta y hermosa de largas greñas azabache que una vez fue. Ahora, la reina del Mordus, era más bien un fantasma, un ser esquelético y pálido, que aunque muy deteriorada, no reflejaba su verdadera edad milenaria. A Ellaria Clegane le gustaba observa las idas y venidas de los cruceros estelares sobre las pistas circulares de aterrizaje que sobresalían de la muralla de su ciudad. Durante siglos y desde la torre más alta de la Ciudadela Mordus tenía esta costumbre. La torre, estaba asentada en el centro de su ciudad circular, franqueada por colosales muros de piedra blanca en contraste con la espesura verde que la rodeaba.

Los siglos la habían transformado en un ser asexuado y antinatural. No era humana, pero tampoco era divina y a pesar de su extraordinaria longevidad, los embates del tiempo habían hecho estragos en ella. Tan solo unos pocos privilegiados tenían derecho a penetrar en sus aposentos y muy de vez en cuando, disfrutar de una charla con la reina. Aunque eso, era realmente extraño. Entre tanto, el más absoluto y pavoroso silencio gobernaba aquellas estancias decoradas con estilo neoclásico, muy en la línea de los antiguos gobernantes aristócratas de la vieja Tierra.

No solo el cuerpo de la reina se había deteriorado. También su mente, actuando casi como la reina abeja de una colmena. Tan solo preocupada por su supervivencia, con una obsesión demencial y asesina. Velando porque sus zánganos Mordus, obedientes y leales, la proveyeran de su sustento.

Comentarios

Comentarios

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Continuus Nexus de Tolmarher
Comentarios cerrados

Mira además

Ya disponible Dogma y Herejía, la segunda novela de La Pureza

Se continua expandiendo el universo del Continuus Nexus; tras la conclusión de Crónicas de…