Draenor; el origen de de la raza orca

el

Antes de su llegada a Azeroth. Cuando el chamán orco Ner’zhul abrió a la vez todos los portales dimensionales de Draenor para encontrar nuevos mundos que conquistar, el planeta se colapsó y explotó. Desde entonces diversos trozos flotan por el Vacío Abisal, el más grande de ellos es lo que hoy se conoce como Terrallende. Draenor también será donde una de las más recientes expansiones de la saga; World of Warcraft: Warlords of Draenor.

Hace algunos miles de años, los Draenei, una facción de los Eredar que se opusieron a la Legión Ardiente y se separaron de sus hermanos, los Man’ari Eredar, encontraron un tranquilo planeta en el vacío del Vacío Abisal donde asentarse. Los draenei lo llamaron “Refugio de los Exiliados”, en Eredun: “Draenor“. Los orcos, que no tenían más nombre para el lugar que ‘mundo’, adoptaron eventualmente el nombre de Draenor.

Draenor era un mundo tranquilo dominado por vastas planicies y pantanos. Originalmente, había muchas razas inteligentes, las más poderosas eran los orcos. Los orcos vivian en una silenciosa, sociedad chamanística, hasta que unos líderes hambrientos de poder, liderados y manipulados por Gul’dan, hicieron un pacto de sangre con Mannoroth, un general de la Legión Ardiente, transformando a los orcos en conquistadores barbáricos con sed de sangre. La magia demoníaca usada por los orcos transformó Draenor en un páramo desértico. Los orcos, a las órdenes de Kil’jaeden, masacraron a los Draenei, esclavizaron a los Ogros, y extendieron un oscuro dominio sobre Draenor.  Antes que se autodestruyen en su sed de sangre, Medivh y Gul’dan abrieron el Portal Oscuro, permitiendo a la Horda (Vieja Horda) Acceso al mundo de Azeroth para empezar una nueva guerra y abrieron el camino a la segunda invasión de la legión a Kalimdor.

Los pocos sobrevivientes Draenei intentaron cargar su barco dimensional y lanzarse por ellos mismos de nuevo al vacío en busca de un nuevo hogar.

 

Sin embargo la Horda fue derrotada y volvió a Draenor a través del Portal Oscuro. Cuando Khadgar decide destruir el portal, la grieta que unía a los mundos seguía viva, lo que llevo a Ner’Zhul a reunir los clanes orcos que se encontraban ahí para volver a Azeroth, con la intención de tener la calavera de Gul’dan la cual le permitiría abrir el portal y el libro de Medivh el cual tenia el poder suficiente como para abrir portales. Al enterarse de esto, Khadgar arma una expedición la cual entraría al portal para detenerlos y recuperar esos objetos ya que también servirían para destruir el portal que unía Draenor con Azeroth. Fue entonces, en el albor de la batalla, cuando Ner’Zhul abrió todos los portales dimensionales con el objetivo de escapar a conquistar otros mundos. Khadgar ya había recuperado los objetos lo que lo condujo a una retirada y destruir el portal. La sobrecarga dimensional a la que fue expuesto Draenor fue excesiva y el planeta explotó. Hoy día a los restos flotantes del planeta se les conoce como Terrallende.

Después de los conflictos en Pandaria con el corrupto jefe de guerra, Garrosh Grito Infernal en su empeño de crear una Horda (pura), consigue escapar y con la ayuda de Kairozdormu (un dragón dorado) abre un portal que lo llevaría atrás en el tiempo hasta una linea de tiempo alternativa con cambios minúsculos de nuestro Draenor, antes de su deterioro con fines de evitar que los orcos beban la sangre del señor del foso Mannoroth. En esta expansión podremos ver tal y como era la vieja Draenor.

Comentarios

Comentarios