A propósito de Sindragosa

el

Sindragosa es el segundo boss del ala de Frostwing Halls dentro de Icecrown Citadel. El encuentro con la reina vermis es similar al de Sapphiron. Aparece cuando se derrota a Rimefang (que escapó del Pit of Saron tras la muerte de Tyrannus) y Spinestalker.

La historia de Sindragosa

La misma vermis de escarcha que el Rey Exánime levanta en la cinemática de WOTLK,Mucho antes del Gran Cataclismo, los 5 vuelos de dragones (rojo, azul, bronce, verde y negro) fueron los encargados de vigilar y preservar el prematuro mundo de Azeroth. Sindragosa fue la amada consorte De Malygos (Aspecto Azul), también llamado el Tejehechizos, guardián de toda la magia arcana.

Malygos era el Aspecto del vuelo del dragón azul y una de las criaturas más antiguas que vivían en Azeroth y el más viejo de los Aspectos. Norgannon, el maestro-mago del titán y guardián de la tradición, concedió a Malygos una parte de su vasto poder. A partir de entonces, Malygos sería conocido como el hechizo-tejedor, el guardián de la magia arcana y el arcanum oculto. Él era uno de solamente un puñado que estaba vivo en el momento en que los titanes se fueron. Malygos era un leviatán con alas pequeñas. Su cuerpo estaba cubierto de escamas cristalinas de puro azul. Su cuerpo brilló con colores cambiantes que cambian constantemente de azul a plata. [Cita requerida] Con la lucidez restaurada a él, hubo algunos, en particular el vuelo de los dragones rojos, e incluso miembros suyos, a quienes no le gustaba dónde iba su mente. Creyendo que los lanzadores de hechizos de las razas mortales eran responsables de todos los problemas de Azeroth, Malygos comenzó una guerra terrible para purgar el mundo de los usuarios de magia “pícaros”, incluyendo el Kirin Tor de Dalaran. Al darse cuenta de la situación había crecido de la mano, Alexstrasza reunió el resto de los vuelos de dragón en el Acuerdo de Wyrmrest para combatir la cruzada genocida de Malygos. Después de mucho conflicto alrededor del Nexus, los héroes entraron en el santuario interior de Malygos y, con la ayuda del vuelo rojo, lo mataron, terminando la guerra pero privando a la magia de su guardián designado en un punto crucial.

Sin embargo, el dragón Neltharion traicionó a sus aliados durante el asalto de la Legión Ardiente, provocando una batalla apocalíptica en los cielos cercanos al Pozo de la Eternidad.

Malygos y Sindragosa se sumaron a los dragones azules para enfrentarse al guardián de la tierra. Ellos cargaron contra el dragón negro…pero Neltharion usó el poder del Alma de Dragón  para contraatacarlos, diezmando a casi todo el vuelo Azul. La explosión lanzó Sindragosa a tierras lejanas, a lo profundo de norte helado en Rasganorte.

Ciega y moribunda, Sindragosa buscó desesperadamente llegar al Cementerio de Dragones (Reposo del Dragón), el lugar donde los dragones viajan instintivamente para morir. Incapacitada para volar, Sindragosa se desplomó sobre la fría tierra en la región de Corona de Hielo.

La dragón azul reunió lo que le quedaba de energía y llamó a Malygos para que fuese en su ayuda. Su única respuesta fue el aullante viento ártico, pero la distancia entre ellos era demasiado grande, agonizante, se dió cuenta de que su espíritu no encontraría descanso en el interior del Cementerio de Dragones. Tanto su vida como su cordura, comenzaron a desaparecer.

En medio de su delirio, sus últimos pensamientos se convirtieron en amargura y odio, odio hacia la Legión Ardiente, odio hacia Neltharion, odio incluso hacia Malygos. Pero sobre todo, odio hacia el mundo de todos los mortales (Azeroth (Mundo))

Y en sus últimos momentos…Sindragosa juró venganza.

Comentarios

Comentarios